Tren Transístmico detonará el desarrollo del Istmo de Tehuantepec - SDPnoticias.com

Tengo otros datos
El presidente Andrés Manuel López Obrador, el pasado miércoles primero de diciembre, rindió un informe por sus tres años al frente del Poder Ejecutivo, en presencia de más de 100 mil personas congregadas en el Zócalo de la Ciudad de México. El mandatario mexicano mencionó algunos logros, pero uno de los temas que más llamó la atención de muchos analistas, fue el proyecto del Tren del Istmo de Tehuantepec, el cual ayudará a conectar al Pacífico con la Costa Este de los Estados Unidos.
El plan contempla la rehabilitación de un tramo de 213 kilómetros del ferrocarril entre el puerto de Salinas Cruz, Oaxaca, con el puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, cuya infraestructura integrará el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT). La obra tendrá una inversión total de 20 mil millones de pesos y se tiene proyectado que termine antes de septiembre de 2024.
La comunicación entre el puerto del Pacifico y el del Golfo de México, en el Atlántico, se realizará por una línea de ferrocarril de carga y de pasajeros que se está construyendo para hacer el traslado de un océano a otro en seis horas.
Se tiene estimado que en 10 horas se podría tener la carga y descarga de puerto a puerto, de barcos mercantes y buquetanques. En el canal de Panamá tardan actualmente en cruzar los buques hasta una semana.
El proyecto tiene previsto la instalación de 10 parques industriales a lo largo del trayecto del tren bala y la autopista Acayucan, Minatitlán, Coatzacoalcos (Veracruz) y Matías Romero, Ixtepec, Salina Cruz (Oaxaca). En la actualidad ya se cuenta con los terrenos de ocho de los complejos industriales con una extensión de 320 hectáreas en promedio.
López Obrador informó que el puerto de Salina Cruz está siendo modernizado con muelles, patios de contenedores y almacenes y con la construcción de un rompeolas de un kilómetro y medio mar adentro. En el puerto de Coatzacoalcos también se están haciendo obras de ampliación.
La obra contempla, además, fortalecerá la infraestructura con caminos rurales, la construcción de un gasoducto para abastecer a empresas y consumidores domésticos y desarrollar a lo largo del Istmo una línea de fibra óptica para mejorar la calidad de la conectividad digital de la zona, en beneficio de las empresas y habitantes de la región.
Con el fin de atraer a las empresas privadas buscando que se instalen en la zona y se integren al proyecto, se pretende otorgar estímulos fiscales, tales como cobrar la mitad del Impuesto Sobre la Renta y la mitad del Impuesto al Valor Agregado, además de que serán más baratos los insumos energéticos como gasolinas, por el diésel, por la luz.
El complejo de desarrollo económico contempla un corredor industrial de maquiladoras, armadoras, minas, parques eólicos, extracción petrolera, plantaciones forestales comerciales y cultivos de agroexportación, y un sistema de tráileres con contenedores de mercancías a los dos puertos.
La propuesta del Gobierno de la Cuarta Transformación para disminuir la brecha en productividad y desarrollo que existe entre las entidades federativas, del norte y el bajío, que tienen altas tasas de crecimiento, en comparación con los estados del sur del país, los cuales enfrentan la mayoría de ellos problemas de marginación, pobreza y baja actividad industrial, es con la creación de este plan en los estados de Oaxaca y Veracruz, que son las entidades con más rezago del territorio nacional.
El proyecto propuesto permitiría un entorno favorable para la instalación de empresas e industrias a partir de incentivos fiscales y laborales, ventajas competitivas y condiciones de certidumbre para los inversionistas de esta región.
Lo que persigue la estrategia de la administración de López Obrador es que en los próximos años se tenga un enfoque en la infraestructura que permita promover las zona seleccionadas y venderlas a los inversionistas, y así generar empleos de calidad y bien remunerados, crear cadenas de valor, acelerar y diversificar las exportaciones, propiciar el desarrollo de actividades económicas de alta productividad, preferentemente intensivas en mano de obra y fomentar mejoras en el bienestar de la región.
De acuerdo con el presidente, el CIIT funcionará debido a que actualmente China, a pesar de la pandemia y de la crisis económica mundial, sigue siendo la fábrica del mundo, y que existe cada vez más transporte de mercancías por el Pacífico.
42 kilómetros desde Medias Aguas - Ubero (Veracruz - Oaxaca)
Constructoras:
Regiomontana de Construcción y Servicios (Recsa)
Construcciones Urales
Costo: 786 millones de pesos más impuestos
49km desde Ubero - Mogoñé (Oaxaca)
Constructoras:
La Península Compañía Constructora
Caltia Concesiones
Ferropartes Industriales del Norte
Costo: 810 millones de pesos más impuestos
57 km desde Mogoñé - La Mata (Oaxaca)
Constructoras:
Ferro Maz
Constructora Torres y Asociados
Grupo Constructor Janus
Chiñas Construcciones
Costo: 245 millones más impuestos
33 km desde La Mata - Col. Jordán (Oaxaca)
Constructoras:
Comsa Infraestructuras
Grupo Constructor Diamante
Costo: 594mn de pesos más impuestos
32km de Col Jordán - Salina Cruz (Oaxaca)
Constructora:
Construcciones Maquinaria SEF
Costo: 250,5 millones de pesos más impuestos
El Tren del Istmo de Tehuantepec contará con una extensión que conectará el Corredor Interoceánico con Guatemala.
El proyecto de conexión entre el ferrocarril de Guatemala y el Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, se realizará a través del puente fronterizo Rodolfo Robles que conecta a las ciudades de Tecún Umán y será estratégico para el programa de la frontera sur que impulsa el Gobierno de México.
La idea de unir por tierra los océanos Pacifico y Atlántico, en la franja más estrecha del territorio mexicano entre los dos mares que hoy impulsa el Gobierno de la 4T, se propuso desde el siglo XIX, pero este proyecto se hizo realidad hace 113 años, cuando el 23 de enero de 1907 el tren llegó a suelo oaxaqueño. a través del Istmo de Tehuantepec.
En 1914 se abrió el Canal de Panamá: los barcos dejaron de llegar y el puerto, inaugurado siete años antes, dejó de funcionar. El ferrocarril, sin cargamentos que llevar, suspendió sus operaciones, que se reanudaron en 1936, luego de que el entonces presidente Lázaro Cárdenas reinaugurara el ferrocarril y el puerto.
Durante el gobierno de Cárdenas, se inauguró el dique seco, donde la Armada repara y construye barcos que vigilan los mares del país, y Salina Cruz se convirtió en una terminal petrolera que en 1979 dio lugar a la creación de la Refinería Antonio Dovalí Jaime. Fue hasta entonces que el ferrocarril recuperó su dinamismo como tren de carga y pasajeros, pero el esplendor no llegó.
En el gobierno del presidente Ernesto Zedillo, el sistema ferroviario del país se privatizó con lo que el tren de Salina Cruz se suspendió.
En el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, se trató de impulsar la zona del Istmo de Tehuantepec con el proyecto de las Zonas Económicas Especiales; este plan era una forma de privatizar el desarrollo de esa región del país.
Hay confianza de que este proyecto haga que se detone el desarrollo del Istmo de Tehuantepec, y contribuya a la prosperidad de esa zona del país.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir