Sindicatos materialistas de Oaxaca irrumpen obra del proyecto del rompeolas de Salina Cruz - El Heraldo de México

NACIONAL
El proyecto del rompeolas de Salina Cruz, Oaxaca, uno de los más importantes y ambiciosos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y que forma parte del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, está siendo frenado por sindicatos materialistas de este Puerto, al oponerse al reinicio de los trabajos de traslado de material pétreo.
Este jueves, se suscitó un conato de violencia en la carretera que conduce a la localidad de las Salinas del Marqués, donde un grupo de materialistas se opuso al ingreso de las góndolas que acarrean material pétreo hacia el muelle de Petróleos Mexicanos en el interior de la Administración Portuaria Integral de Salina Cruz.
Los dirigentes de sindicatos materialistas, Noé Pérez Urquidi del CATEM, así como Hipólito Rojas y Benjamín García Pacheco del CIT, encabezaron una manifestación para impedir el reinicio de los trabajos.
Al impedir el ingreso de las góndolas, se suscitó un conato de violencia en el que se escucharon detonaciones de arma de fuego.
El proyecto del rompeolas contempla una inversión del gobierno federal de 4 mil 600 millones de pesos y es ejecutado por el consorcio integrado por las empresas GAMI Ingeniería e Infraestructura Marítimo Portuaria.
Tendrá una longitud de mil 600 metros y una profundidad de 24 metros, y al término de su ejecución, el nuevo puerto petrolero comercial de Salina Cruz, será el de mayor calado del país.
Para la construcción del rompeolas, se colocarán más de 12 millones de toneladas de piedras. 
 
El proyecto contempla también la colocación de trece mil ochenta y cinco elementos de concreto llamados corelocs, a lo largo del rompeolas para protegerlo de la fuerza de las olas para crear un área de calma que permita atracar, maniobrar y cargar los buques de la flota petrolera nacional.
En tres años de iniciado los trabajos, apenas se han colocado 300 toneladas de piedra en la construcción del rompeolas, es decir, faltan alrededor de 12 millones de toneladas más y el gobierno federal anunció su terminación para mediados del 2023.
Para agilizar los trabajos y cumplir con la meta de culminarlo en 18 meses, se subcontrató a empresas locales de la región del Istmo, que asumen el compromiso de trabajar a marcha forzada y cumplir con la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador de entregar la obra el próximo año.
Esta decisión, provocó la molestia y movilización de los sindicatos materialistas en el Puerto de Salina Cruz e impiden su ejecución.
alg
Sigue leyendo
Nuevo estadio de Tigres tendrá una inversión de 320 mil millones de dólares
Guanajuato no podrá sostener el semáforo verde, reconocen autoridades de salud
INM combate actos de extorsión y corrupción de su personal con el uso de tecnología

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir