¿Realmente existe el matriarcado o es solo un mito? - Plumas Atómicas

‘Matriarcado’ es un término utilizado para referirse a un sistema social donde las mujeres tienen el control total de aspectos clave como el político, económico y religioso, y no sólo del familiar. Si bien, esto podría parecer un sueño del feminismo, y para los machistas una historia de ficción, el concepto es objeto de estudio y discusión académica actualmente. 
Desde mediados del siglo pasado, los antropólogos retomaron al Matriarcado como tema de análisis para luego extenderse a disciplinas como la historia y la sociología con el objetivo de aclarar si existe o existió una sociedad liderada totalmente por mujeres. 
Todos estos estudiosos han planteado diversas respuestas que, en todo caso, continúan con la incógnita de si hubo o no matriarcado en el pasado pero que sostienen que hoy y en un futuro este tipo de sociedades pueden encontrar cabida en el mundo occidental. 
Investigadoras feministas han estudiado el matriarcado actual | Foto: Cuartoscuro
La importancia del concepto matriarcado resurgió a mediados del siglo XX, casi al mismo tiempo del auge del RadFem, es decir del Feminismo Radical que, justo busca explicar las problemáticas de género desde el origen.
Para hablar del matriarcado hay que entender que así como el feminismo no es lo contrario al machismo, tampoco este concepto significa lo opuesto al patriarcado; ya que con este entendimiento se sientan las bases del estudio sociológico de las sociedades de liderazgo femenino. 
Estos sistemas sociales con estructura feminista también suelen llamarse matrilineales, ginecocráticos o matrifocales, pues en la mayoría de casos documentados el dominio de las mujeres en sus grupos se enfocan en áreas específicas y no en todas a la vez, como en el sistema patriarcal.
El revuelo que ocasiona la pregunta si es real el matriarcado se apacigua con los acuerdos generalizados sobre cómo son las comunidades que lo practican, pues en todos los casos se encuentran con sociedades libres de violencia y hospitalarias. Incluso, carecen de palabras en su vocablo para designar delitos como violación, guerra, asesinato o cárcel. 
El sistema matriarcal también se conoce como matriarcalismo | Twitter @AgramontJon
Los clanes están integrados por una mujer, sus hijos, su madre, hermanas, hermanos y sobrinos, no hay maridos porque, en algunas de ellas, el matrimonio no existe. 
Los hombres de estas comunidades apoyan en la crianza y educación de las nuevas generaciones pero no como formas de autoridad o poder, mucho menos reproduciendo masculinidades tóxicas conocidas en la cultura occidental y  mexicana actual.
Contrario a lo que muchos creen, el feminismo no busca la supremacía de las mujeres por encima de los hombres, sino un estado de igualdad, desarrollo y respeto mutuo entre ambos. Y esta filosofía es visible en los grupos sociales matriarcales, según lo señala la escritora del libro The Myth of Matriarchal Prehistory, Cynthia Eller en un artículo publicado por The New York Times
En donde sostiene que, no necesariamente una evidencia de sociedades antiguas dirigidas por mujeres es la validación que las mujeres requieren hoy en día para para implementar un modelo social matriarcal, es decir, que la solución al presente no está en la evidencia del pasado. Aún así, defiende que los resultados recabados hasta hoy en día señalan que estos grupos sociales vivían de forma igualitaria. 
La comunidad china liderada por mujeres es famosa | Twitter @fco_ok
Estos matriarcados —a menudo llamados con otros nombres— no eran crudos reveses del poder patriarcal, sino modelos de paz, abundancia, armonía con la naturaleza y, significativamente, igualitarismo sexual.”
El contrapeso de lo que sostiene la escritora, lo hace el antropólogo suizo, Johann Bachofen, solo que dos siglos antes de la obra de Eller. 
Este investigador fue de los primeros en ahondar el tema del Matriarcado que, si bien, lo reconoció en el desarrollo de las primeras sociedades europeas también responsabilizó a las mujeres por la caída de este tipo de sociedad, ya que eran ‘salvajes e incivilizadas’, según lo señalado por la antropóloga Noemí Villaverde en la Revista Mito.
Así como este término, hay otros más usados en el feminismo que causan dudas o que se tergiversa su significado por falta de información, tal es el caso del llamado ‘Iconoclasia‘, que suele confundirse con vandalismo, pero que tiene un significado de fondo.
En Juchitán las mujeres son las encargadas del comercio | Foto: Cuartoscuro
No todos los análisis del matriarcado voltean a la prehistoria, algunos estudios están contextualizados en la época actual, inclusive, en grupos inusuales dentro del sistema patriarcal occidental. Así lo indica Villaverde, quien expone un singular caso en Juchitán, Oaxaca. 
Es aquí donde el comercio, por tradición, es desarrollado por mujeres quienes a partir de la comida redistribuyen las riquezas de la comunidad de forma anual y a través de festividades donde la abundancia y el intercambio prevalecen por encima de otro tipo de negocios, beneficiando a todos los habitantes del grupo no solo económicamente sino en materia alimenticia. 
Otro ejemplo fue dado a conocer por The Guardian en su artículo ‘El reino de las mujeres: la sociedad donde un hombre nunca es el jefe’, en el que muestra el sistema de la comunidad Mosuo ubicada al suroeste de China. Ahí, se ve un dominio matriarcal total, pues la crianza, la educación, la maternidad, el trabajo y las figuras de autoridad son mujeres. Los hijos son criados por la familia materna y el matrimonio no existe, los hombres están relegados al punto de ser casi, donadores de esperma. 
siii la sociedad de las musuo en China, incluso hay un libro llamado "el reino de las mujeres" que habla de eso
ese es un documental uwuhttps://t.co/Bq4oO3PMqy
— malvina. (@malvxna) April 7, 2021
Lo que parecer ser una batalla por descubrir indicios en el pasado desde la prehistoria que reivindiquen el rol de las mujeres adquirido en la sociedad moderna y patriarcal está muy lejos de encontrar una respuesta general, pues los vestigios son poco claros. Pero también, las investigadoras han manifestado que de no encontrarlos en la antigüedad no significa que no puedan desarrollarse hoy en día o en un futuro, manifestando ya un acuerdo con perspectiva de género y feminismo en el estudio del pasado. 
Con información de: The New York Times
***
Feministas de antes, iguales a las de ahora
No te pierdas el mejor contenido de Plumas Atómicas en su canal de YouTube

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir