'Pretty hard cases": una serie policíaca 'post Black Lives Matter' - La Vanguardia

Series
Directo
Rusia - Ucrania: última hora de la guerra
Meredith MacNeill y Adrienne C. Moore interpretan a Sam y Kelli, las dos agentes protagonistas de las serie 
Francesc Puig
El género basado en la pareja de policías completamente distintos que deben trabajar juntos ha sido un filón en televisión. Desde Starsky y Hutch, Cagney and Lacey, Corrupción en Miami hasta Expediente X y más recientemente Arma letal, Bulletproof o The Mallorca files. Desde ayer el canal Cosmo ha añadido una más, Pretty hard cases (lunes, 22 horas), ficción protagonizada por dos mujeres que presenta además una destacada novedad y es que le da va vuelta al género y aborda cuestiones como el machismo, las desigualdades sociales o la diversidad racial.
Las protagonistas son la detective de la brigada antivicio Kelly Duff (Adrienne C. Moore, conocida por interpretar el personaje de Black Cindy en la serie Orange is the new black) y la detective de la brigada criminal Samantha Wazowski (Meredith MacNeill, una galardonada actriz de comedia canadiense), dos profesionales muy diferentes entre sí que estarán condenadas a entenderse y que presentan un punto en común: tienen unas caóticas vidas y cuando llegan a a casa por la noche se enfrentan a la soledad, familias disfuncionales y peculiares vidas amorosas. Además, en muchas ocasiones, se verán incapaces de separar sus vidas personales de las profesionales.
Sam y Kelly son dos mujeres en la cuarentena, las mejores en sus departamentos, hábiles y resolutivas. Kelly es dura, no tiene complejos, se deja llevar por el instinto y aplica las normas de forma flexible porque la prioridad es proteger a los más vulnerables. Por su parte, Sam cree escrupulosamente en la ley y el orden, confía en el valor de su trabajo y es tan exigente que llega a convertirse en molesta para sus compañeros. Dos personajes antagónicos que veremos si al trabajar juntos encontrarán un equilibrio entre sus ambiciones profesionales y su desastrosa vida personal.
Una imagen de la nueva serie estrenada este lu7nes 6 de septiembre 
Aunque el punto de partida es policiaco (el objetivo es acabar con las drogas de las calles de Toronto), en realidad el punto fuerte de esta serie de producción canadiense son los toques de humor y la irreverencia que destilan sus diálogos. Pretty hard cases, que ya ha sido renovada para una segunda temporada, presenta un interesante y bien hilvanado híbrido entre comedia policiaca, thriller criminal y drama familiar que busca además adentrarse en el terreno de la conciencia social. 
Una serie relevante, como apunta la actriz Adrienne C. Moore, en un momento en que la relación entre la comunidad y la policía está muy fracturada tras la muerte de George Floyd y el movimiento Black Lives Matter
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir