Jefe del Corredor Interoceánico: vamos a ser competitivos con el Canal de Panamá - La Razón de México

El Tren Transístmico es uno de los proyectos que está empujando la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, un “viejo anhelo” en el Istmo de Tehuantepec que busca ser competitivo con el Canal de Panamá, a través de establecer una nueva ruta marítima, aseguró Rafael Marín Mollinedo, director general del Corredor Interoceánico.
En entrevista con La Razón, el directivo señala que el corredor multimodal, que afirma va a generar el desarrollo del país a partir de la creación de más de un millón de empleos en la zona, es el mejor proyecto de este Gobierno, de acuerdo con gente que lo ha analizado.
Prueba de ello, afirma, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, está entusiasmado y muy comprometido con impulsar las inversiones en la zona por parte de empresarios del país vecino, e incluso aseguró que el empresariado mexicano, al cual describe como nacionalista, ha quedado encantado con la obra.
Marín Mollinedo destaca además el avance de la primera plataforma del proyecto, que informa, tiene un avance del 70 por ciento en las vías del tren, por lo que prevé que en junio del próximo año se termine con esa parte, mientras que hacia finales del 2022 los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos ya estarán en condiciones de operar.
¿Cuál es el concepto del Corredor Interoceánico? Este proyecto es un viejo anhelo de esta zona del país, del Istmo de Tehuantepec, y que nosotros lo conformamos con dos plataformas. La primera es la logística: el corredor multimodal interoceánico, le llamamos, que se constituye por los puertos de Salina Cruz y el de Coatzacoalcos, unidos por una vía férrea para permitir el tránsito de mercancías en contenedores entre un océano y el otro.
En este corredor multimodal también se considera la Carretera Transístmica, que también ya existe; toda esta infraestructura ya existe, sólo que se dejó en el olvido.
Con ello queremos establecer una nueva ruta marítima que cruce por el Istmo de Tehuantepec con el objeto de que tengamos barcos de cada lado del océano, en Coatzacoalcos y Salina Cruz. Nosotros vamos a ser competitivos con el Canal de Panamá en el cruce de contenedores; va a salir con menos tiempo y más barato cruzar por el Istmo; pero no le vamos a hacer nada al Canal de Panamá, porque nosotros vamos a cruzar un barco diario de 5 mil contenedores, mientras que Panamá pasa 50 barcos.
El problema del Canal de Panamá es que está saturado, al igual que el puerto de Long Beach, y el de Prince Rupert, en Canadá. Entonces vamos a hacer un desfogue. Y éste es el atractivo para la segunda plataforma del proyecto, la más importante, el establecer 10 parques industriales en todo el corredor.
Este proyecto es un viejo anhelo de esta zona del país..., queremos establecer una nueva ruta marítima con el objeto de tener barcos de cada lado del océano. Vamos a ser competitivos con el Canal de Panamá
¿Cómo funcionará esa segunda plataforma? Ésta es la que va a generar el desarrollo al país, ingresos, absorción de mano de obra, demanda de materias primas y valor agregado que dará riqueza a esta zona. Ya tenemos ocho de 10 polígonos para los parques industriales. Ahorita ya los tenemos localizados los dos que faltan, pero necesitamos llegar a arreglos con los propietarios.
¿Qué tal la complicación de la negociación con la tenencia de la tierra? No ha habido ningún problema, realmente hemos llevado muy buena negociación. Precisamente son tres terrenos ejidales de bienes comunales que ya tenemos acuerdos con los ejidatarios; ya se hicieron asambleas. Está en el trámite de las autoridades ejidales del Registro Agrario Nacional y la Procuraduría Agraria para que podamos comprarles las tierras.
¿Ya se definió el precio a pagar? ¿Habrá algún esquema de asociación con los propietarios de esa tierra? No como tal. Le estamos dando la oportunidad a los ejidos que quisieran tener alguna participación; nosotros les vamos a dar todas las facilidades para que si ellos quieren invertir darles una cantidad de tierra dentro del parque para que ellos desarrollen; les ayudaremos con créditos y todo para que hagan una empresa. Independientemente de eso, en el programa de desarrollo para los parques, consideramos darles concesiones a los ejidos como el mantenimiento de las áreas, la guardería, comedor y varias actividades que les pueden ayudar a tener ingresos permanentes.
Habrá mucho empleo en la zona. Estamos hablando, en un plazo de 50 años, de un millón de empleos en todo el Istmo.
¿Qué tipo de empleos? De todo tipo, técnicos, obreros. Habrá trabajo para las mujeres. Hemos hecho un inventario de las escuelas de capacitación, de los tecnológicos, de las universidades. Tenemos un inventario de cuántos estudiantes hay actualmente que pueden pasar a formar parte de las filas de estas empresas como personal técnico calificado. Tenemos convenios con universidades e institutos del sureste para orientarlos sobre las carreras necesarias a impartir. Algunas empresas también nos informan que tienen programas de estudio para transferirlos a las universidades, pues ya saben qué es lo que necesitan.
¿Qué tipo de empresas llegarán? De todo tipo, agroindustrias, de transformación industrial. Pero nos piden secrecía por la competencia. Nosotros sí estamos atrás de ellos y nos estamos reuniendo; fuimos hace un mes a EU y se interesaron, pues no sabían del proyecto. El embajador nos está apoyando mucho.
¿El embajador Ken Salazar? Sí, está muy comprometido con el proyecto. Está muy entusiasmado y nos dice lo mismo: “yo hablo con mis amigos de EU, los senadores, los empresarios y les platico de que vengan a invertir al Istmo, pero no sabemos nada, no sabemos ni de qué se trata”. Por eso ya estamos en proceso de ir a reunirnos a Washington y Nueva York, con los principales empresarios y exponerles el proyecto. Mucha gente dice que es el mejor proyecto de este Gobierno. Entonces creo que va a tener mucha demanda.
El directivo afirma que el desarrollo de la segunda etapa va por la implementación de los 10 parques industriales, para los cuales ya cuenta con ocho terrenos y continúa con la búsqueda de dos más, los cuales afirma estarán listos en marzo.
¿Qué ritmo de implementación lleva la primera plataforma? Llevamos aproximadamente el 70 por ciento de avance en las vías del tren, el proyecto es terminar en junio del 2022, las vías; estamos ampliando los puertos, éstos van a estar en condiciones para finales del año próximo, además de que estamos en la licitación de las grúas para los puertos, estamos preparando las bases. Vamos a salir ahora en enero a comprar cuatro grúas, dos para Salina Cruz y dos para Coatzacoalcos. A mediano plazo vamos a construir dos terminales nuevas de contenedores en cada puerto de 40 hectáreas cada una. Ahorita vamos a arrancar con lo que hay; tenemos un patio de contenedores en Salina Cruz y estamos habilitando un patio de contenedores en Coatzacoalcos.
¿Cómo va la implementación de los parques? Llevamos ocho terrenos y faltan dos, yo calculo que para marzo ya los debemos de tener y después saldremos a promover. Paralelamente estamos también en la fase de la elaboración del esquema de cómo comercializarlos. Ahí estamos pensando en una asociación con la iniciativa privada para que ellos sean los que hagan el desarrollo. Para esa asociación estamos pensando un fideicomiso, posiblemente donde ellos sean los que inviertan, nosotros aportamos la tierra y regimos el desarrollo del parque para que sea ordenado y conforme a lo que necesita el país.
En el caso de los puertos, ¿van a ser concesionados a particulares o de una empresa productiva del Estado? Los puertos van a ser de la empresa del Gobierno. Todo va a ser del Gobierno, por eso toda la inversión que estamos haciendo en la infraestructura es pública; ahí no estamos recibiendo inversionistas privados; los inversionistas han venido a ofrecer y el Presidente quiere que todo lo haga el sector público con el llamado capital semilla. Nosotros, como entidad pública, invertimos y creamos las condiciones para que vengan las inversiones.
Y regirlo ¿no? Desde el principio. Históricamente el Istmo ha generado muchas reacciones. Claro, y garantizar la soberanía también de esta franja del país que ha sido muy codiciada. Por eso el ferrocarril va a seguir siendo del Gobierno y las administradoras portuarias. La operación de las terminales de contenedores puede que sí lo lleve a cabo una empresa que tenga experiencia en ello. Además, algo que no les he comentado es que en estos parques industriales habrá incentivos fiscales.
Platíquenos de eso, las empresas en todo el mundo buscan eso. Aquí van a tener esta conexión interoceánica privilegiada y la diferencia con el Canal de Panamá es que tú llegas con tu barco, cruzas, te vas y ya. En cambio, aquí queremos que vengan materias primas de cualquier parte del mundo, se transformen en el Istmo, se les dé valor y sigan su camino para la costa este de Estados Unidos, que es la zona de mayor valor adquisitivo y deman- da del mundo.
Una de las condiciones que existen son los problemas del comercio mundial, por un lado EU le coloca impuestos altos a productos chinos, y entonces ya no es tan barato que lleguen los productos chinos a EU; por otro, el efecto de la pandemia que elevó los costos de los fletes marítimos 10 veces.
Y nosotros tenemos aquí enfrente a EU; aquí serán menos fletes. Así que a lo que apostamos —y andamos en esa promoción— es convencer a las empresas de EU, Inglaterra y otrad naciones de Europa que se fueron a producir a China, para que volteen y vean que les conviene más venir a producir en México…, porque además por el T-MEC van a poder ingresar sus mercancías más fácil al mercado americano.
¿De qué tipo de incentivos estamos hablando? Estamos hablando de Impuesto Sobre la Renta (ISR), impuesto sobre el IVA, impuesto de exportaciones, reducciones en todos esos.
¿Ya tienen algún parámetro de cuánto sería el incentivo? Todavía no, estamos en negociación con la Secretaría de Hacienda para que cuando salgamos, se anuncie. El Presidente nos puso como condición que hasta que tengamos los 10 parques industriales se decretarán los incentivos y saldremos a vender los parques.
¿Cómo ha sido la acogida del proyecto por parte de las poblaciones por dónde cruza? Toda la gente está de acuerdo. El 29 y 30 de marzo del 2019 hicimos la consulta indígena: siete comunidades del Istmo se reunieron y nos aprobaron el proyecto. Cuando llevamos a cabo las consultas la gente nos reclamaba: “Oye, cómo quieres que un proyecto que nos va a venir a cambiar la vida en mucho tiempo te lo aprobemos en una hora que vienes aquí a una asamblea”. Entonces acordamos con ellos hacer este ejercicio permanentemente con ellos cada tres meses. Es un mandato de la Organización Mundial de Trabajo que lleváramos a cabo esa consulta y la gente lo aprobó, toda de acuerdo. Y con ellos acordamos que íbamos a informales permanentemente de los alcances del proyecto y recibir de ellos las recomendaciones o cómo querían ellos este desarrollo. La gente se va a beneficiar del desarrollo.
¿Éste es el proyecto más grande de la 4T?, ¿no es el Tren Maya o el aeropuerto Felipe Ángeles?. Me he reunido mucho con los empresarios. Yo no tengo ni un espectacular ni un video en YouTube que ande promoviendo, todo es al tú por tú. Entonces, hace ya como año y medio, nos reunimos con el Consejo Mexicano de Negocios para presentar el proyecto; ahí llegó Antonio Del Valle, le expusimos el proyecto y quedó encantado.
Cambia el panorama cuando ven el proyecto, y la verdad que son gente nacionalista: todos estos empresarios tienen sus intereses, porque es su negocio, pero también piensan en el bien de México; creen que este proyecto le va a traer beneficios al país. Saben que le cambia la fisonomía a toda una región.
¿El proyecto podría ser también un baluarte ante la migración? En la medida que esto se desarrolle va a haber mucho empleo y muchos de ellos para centroamericanos, van a tener la ventaja de que podrán poder regresar a su tierra a cada rato, porque está cerquita. En cambio, en Estados Unidos no regresan nunca.
¿El Tren cómo se integra con el Tren Maya? Estamos licitando la modernización de la vía del tren de Coatzacoalcos a Palenque para unirnos al Tren Maya. Y la SICT hará una línea de tren que irá de la línea de nosotros en la estación Roberto Ayala, en Chiapas, hacia Dos Bocas.
Copyright © La Razón
Todos los derechos reservados
Propiedad de L.R.H.G. INFORMATIVO, S.A. DE C.V.
Sobre nosotros
Hoy la información te cae de todas partes y sin pedirla... Pero la cantidad no es calidad. Aquí te damos las noticias más importantes, las que más te interesan y como a ti te gusta. Recuerda que una persona realmente informada siempre tiene La Razón.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir