Flores, veladoras, agua y más: estos son los elementos que debes poner en el altar de muertos - Architectural Digest México y Latinoamérica

To revisit this article, visit My Profile, then View saved stories

Los altares son una de las tradiciones más arraigadas para celebrar el Día de Muertos en México, conoce su origen.
Se acerca la celebración del Día de Muertos en México, por lo que nos podemos dejar a un lado una de las tradiciones más arraigadas de esta fecha: el altar de muertos.
Esta tradición considerada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, consiste en colocar ofrendas para honrar a nuestros seres queridos difuntos, cuyo origen se remonta a las culturas prehispánicas.
Por ello, compartimos todo lo que debes saber sobre el altar de muertos y su significado.
La tradición de los altares de muertos se considera como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.
Los altares son una de las tradiciones más arraigadas dentro de la celebración del Día de Muertos del 31 de octubre al 2 de noviembre en México, considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, la cual consiste en colocar ofrendas para honrar a los seres queridos difuntos.
Por ello, en los altares se colocan alimentos, velas, flores y objetos de uso cotidiano del difunto, con la intención de compartir una vez más un momento con ellos y disfrutar de su comida y bebidas favoritas.
El origen de los altares de muertos se remonta a las culturas prehispánicas.
El origen de los altares de muertos es anterior a la conquista española, ya que, dentro de las culturas prehispánicas, el acto de morir era el comienzo de un viaje de cuatro días hacia el Mictlán o el inframundo, por lo que los muertos eran enterrados con objetos cotidianos que pudieran necesitar durante el viaje.
Al llegar a su destino, el viajero ofrecía obsequios a los señores del Mictlán, quienes lo enviaban a una de nueve regiones, donde el muerto permanecía un periodo de prueba de cuatro años antes de continuar su vida y así llegar al último piso, que era el lugar de su eterno descanso.
Sin embargo, tras la llegada de los españoles en el siglo XVI, se introdujo a México el terror a la muerte y al infierno con la divulgación del cristianismo, por lo que la tradición de los altares de muertos representa el sincretismo cultural del viejo y el nuevo mundo, ya que ambos aportaron elementos que se utilizan en la actualidad.
Los niveles de los altares de muertos suelen representar el cielo, la tierra y el inframundo.
El altar de muertos se conforma de diferentes niveles que representan el mundo material e inmaterial, así como los diferentes niveles que el alma del difunto debe cruzar para llegar al descanso eterno.
Así, los altares de dos niveles son una representación del cielo y la tierra, mientras que los de tres niveles representan el cielo, la tierra y el inframundo. También, existen altares de siete niveles, que representan los siete niveles del purgatorio que debe atravesar el alma para poder llegar al descanso o paz espiritual.
Cada uno de los elementos del altar de muertos cumple una función para la visita de nuestros seres queridos difuntos.
Actualmente, los altares de muertos tienen distintos elementos, los cuales cumplen con una función específica dentro de la ofrenda. Algunos de los más comunes son:
estas flores son representativas del Día de Muertos y se utilizan para adornar y aromatizar el lugar durante la estancia del ánima.
Es el elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.
Esta sirve para purificar el espíritu del muerto de sus culpas pendientes.
Estas sirven de guía para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada, por lo que algunas veces se colocan en forma de cruz para representar los cuatro puntos cardinales.
El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses ya que el incienso aún no se conocía, éste llegó con los españoles. Se utiliza para alejar a los malos espíritus y para purificar el ambiente.
El papel picado de color morado representa el luto cristiano, mientras que el de color naranja representa el luto azteca. Actualmente, el papel picado comercial incluye variedad de colores y diseños basados en las caricaturas de la Catrina.
El retrato del familiar recordado sugiere el ánima que nos visitará, por lo que debe colocarse en el nivel más elevado del altar.
El agua se ofrece a las ánimas para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezcan su regreso. Asimismo, se colocan sus platillos, alimentos y bebidas favoritos, para deleitar al ánima que nos visita.
El pan de muerto es uno de los alimentos más tradicionales de esta celebración, el cual representa el ciclo de la vida y la muerte, mientras que las calaveritas de azúcar representan los cráneos humanos.
Estos perritos prehispánicos, no pueden faltar en los altares dedicados a los niños, ya que son un juguete para que las almas de los más pequeños estén felices de llegar al banquete.


© 2022 Condé Nast México S.A de C.V. Todos los derechos reservados

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir