Enseñanza bilingüe: ¿Educación o política? - Magisnet

© Hurca!
El primer proyecto para incorporar la enseñanza bilingüe en el sistema educativo español fue firmado por un ministro del Partido Socialista en 1996. En 2004, la primera región en poner en marcha un programa bilingüe propio fue y sigue siendo del Partido Popular. Posteriormente, todas las comunidades autónomas, independientemente de su color político, han implantado programas de enseñanza bilingüe.
Por lo tanto, criticar solamente a una de las 18 administraciones educativas tiene difícil justificación. Especialmente cuando la comunidad objeto de acoso es precisamente la que tiene mayor índice de calidad normativa[i], la que más recursos destina al programa, la que más formación proporciona y la que mayor nivel lingüístico exige a sus profesores.
Crónica de una ¿manipulación?
Los días 15, 16 y 17 de octubre de 2021 el VII Congreso Internacional CIEB 2021 reúne en Valladolid a cerca de 400 expertos en enseñanza bilingüe.
El 20 de noviembre de 2021 unas 20 personas se manifiestan delante de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid para protestar contra la enseñanza bilingüe.
La reunión de 400 expertos en enseñanza bilingüe de toda España no suscita el más mínimo interés de un medio tan importante como El País que, sin embargo, se apresura en hacerse eco, foto incluida, de la concentración de 20 personas ante la Consejería de Educación de Madrid.
¿Cómo es esto posible?
Una reunión masiva de verdaderos expertos e investigadores de todas las etapas educativas, Primaria, Secundaria y Universidad, que defienden la enseñanza bilingüe porque la conocen y la trabajan todos los días en sus aulas, que se desplazan desde todos los puntos de nuestra geografía para enseñar, aprender, analizar, compartir, debatir, exponer e intercambiar experiencias, todo ello con el fin de mejorar sus competencias profesionales y por lo tanto la Educación que ofrecen a sus alumnos, no le interesa a El País.
¿Será porque el congreso CIEB 2021 organizado en esta ocasión por la Universidad de Valladolid y la Asociación Enseñanza Bilingüe, con el apoyo de otras 12 universidades, solamente contaba con 50 ponentes plenarios, 130 comunicaciones y talleres y con la colaboración de 50 instituciones colaboradoras, nacionales e internacionales?
Sin embargo, la “manifestación” ante la Consejería de Educación de Madrid, promovida por CCOO, CGT, el Sindicato de trabajadores de la enseñanza, la Marea verde, la Confederación de AMPAS, CONFAPA, Acción Educativa, ADIMA, con la participación de las directoras de los dos centros, uno de Valladolid y otro de Navarra, que han abandonado la enseñanza bilingüe, que apenas consiguieron reunir a una veintena de personas, sí le interesa a El País.
El primer evento era EDUCACIÓN con mayúsculas, profesionalidad, seriedad, trabajo, rigor, una clara voluntad de esforzarse por alimentar redes de expertos, de mejorar los programas bilingües y la Educación en general.
El segundo evento era política o, mejor dicho, politiqueo. Un grupo de organizaciones y de individuos, con escaso o nulo conocimiento del tema que tratan, unidos por un planteamiento ideológico arcaico y trasnochado, deseosos de imponer a los demás su criterio y, como siempre, con el objetivo de destruir lo que funciona para perjudicar a la escuela, especialmente a la escuela pública.
¿Cuál es el papel de un medio de comunicación nacional en este tema?
No hay duda de que, a pesar de la gran difusión realizada por sus promotores, la reducida “manifestación” hubiera pasado totalmente inadvertida tanto para la sociedad como para los transeúntes que no llegaron a ver más que un grupo de personas esperando el autobús delante de una parada.
Pero para evitar eso está El País. Ante la limitada capacidad de convocatoria de la manifestación y el fracaso de la misma, se pone en evidencia que el papel del diario ha sido el de servir de altavoz a un planteamiento ideológico y de aprovechar este hecho para, una vez más, lanzar un ataque contra una determinada comunidad autónoma.
Pero los artículos y las noticias deben ser cocinados, al menos para dar cierta apariencia de veracidad, aunque el fondo sea falso, y para ello nada mejor que disfrazar un feroz ataque en un artículo que mezcla varios temas, lo que permite diluir cierta dosis de manipulación, de desinformación  y de confusión que, apoyado en una deficiente redacción, convierte algo tan serio como la Educación en un arma arrojadiza con fines ideológicos.
Los artículos y las noticias deben ser cocinados, al menos para dar cierta apariencia de veracidad, aunque el fondo sea falso
Tres días antes de la anunciada manifestación, la Asociación Enseñanza Bilingüe presentó en el Colegio Oficial de Docentes el estudio “La enseñanza bilingüe en España y sus efectos en los resultados académicos. Una aproximación desde PISA 2018”.
Se trata del primer estudio que, analizando todos los datos disponibles en PISA 2018, concluye que no hay evidencias de que la enseñanza bilingüe produzca efectos negativos en las materias enseñadas en una lengua extranjera.
Redactores del medio en cuestión acudieron a esa presentación y, sin embargo, aunque en su artículo hacen referencia al estudio, no lo citan. ¿Será porque temen dar a conocer un estudio serio que dice lo contrario de lo que ellos opinan y no quieren contribuir a que la gente lo lea?
Otro de los mensajes que se trasladó a los medios en la presentación es que, desde la puesta en marcha de los programas de enseñanza bilingüe en 2004, la Comunidad de Madrid es la única región de España que, todos los años, evalúa el programa examinando a todos sus alumnos al final de cada etapa educativa. El resto de las comunidades autónomas nunca ha realizado evaluación externa alguna.
El artículo
De esa información surge el titular del artículo: “17 años sin evaluar el bilingüismo en la Comunidad de Madrid”, es decir lo contrario a la realidad.
Como lo más importante en un artículo es el titular y las fotos, el artículo empieza con ese titular y una foto de la “manifestación”. Objetivo logrado.
¿El resto del artículo? Qué más da. La mitad del mismo se rellena con absurdas críticas al programa de auxiliares de conversación, un programa con más de 40 años de vida, que gestiona el Ministerio de Educación, que financian las comunidades autónomas y que aquí se utiliza para criticar solo a la Comunidad de Madrid. Madrid es la comunidad que más auxiliares contrata, pero claro, entre las decenas de miles de auxiliares que han pasado por el programa, siempre aparecen unos cuantos, de no se sabe qué año, que se prestan a hacerle el juego al periódico para criticar el programa solo en Madrid.
En medio del relato de los auxiliares, el diario incrusta información sobre la manifestación y al final, una mezcla de temas con información incierta, sesgada e incorrecta que culmina con declaraciones de algunos de los componentes de un reducto de críticos que, sin ser especialistas ni en idiomas ni en enseñanza bilingüe, han hecho frente común y disparan contra cualquier política de la Comunidad de Madrid desde posicionamientos ideológicos.
Tras una deficiente y mal estructurada exposición de temas, retorcidos a voluntad, seguramente para buscar algún equilibrio que lo justifique, el artículo finaliza con las declaraciones de una doctora en Filología inglesa que, como la inmensa mayoría de expertos en la materia, comparte las posiciones de la Asociación Enseñanza Bilingüe.
El artículo en cuestión es un claro ejemplo de lo que un periódico serio no debería nunca hacer. Sus lectores merecen información verdadera y rigurosa.
La Asociación Enseñanza Bilingüe considera que es necesario dejar de lado la política, la ideología, la demagogia y la manipulación y que hay que centrarse en mejorar la Educación. ¿Lo conseguiremos?
[i] “Evaluación comparada de la calidad normativa de los programas de enseñanza bilingüe en España. Evidencias y recomendaciones”. Dykinson S.L. 2019.
Xavier Gisbert da Cruz es presidente de la Asociación Enseñanza Bilingüe.

Excelente artículo nuevamente de Xavier Gisbert que relata perfectamente la situación. El mejor programa de bilingüismo en España es el de Madrid y el más criticado. Los medios deberían ofrecer información veraz y no sesgada y sectaria. Gracias a la asociación Ebspain por su excelente trabajo.

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir