El desconcierto por la política económica repercute con fuerza en los mercados - LA NACION

Home
Secciones
Club LA NACION
Mi Cuenta
La sangría de los bonos no se detiene, con paridades que tocaron mínimos pos-reestructuración, tras caer durante doce jornadas consecutivas. El correlato de estos rojos fue un riesgo país que tocó máximos de 1900 puntos básicos. La principal razón es un acuerdo con el FMI que luce cada vez más lejano. La diferencia por ahora insalvable entre Martín Guzmán y el staff es el sendero fiscal (equilibrio primario en 2027 o en 2024). La deuda podría testear nuevos mínimos a medida que se acerque el deadline del 21 de marzo.
El dólar contado con liquidación se acopló a la caída de los bonos esta semana, y se acercó al máximo de $220 de diciembre. Estos récords nominales todavía están muy lejos de los precios de pánico que llegó a pagar el mercado en octubre de 2020. La gran diferencia con aquel momento es que la brecha superior al 100% solo se sostuvo 12 días, mientras que la actual lleva 3 meses. Una brecha en tales niveles traba la economía, al desalentar exportaciones e incentivar importaciones, con una presión constante sobre las reservas.
El Banco Central, que comenzó a aumentar el crawling-peg (suba del dólar oficial) tras las elecciones, aceleró la marcha en las últimas dos semanas. La suba del tipo de cambio trepó a una TNA de 32%, con picos que llegaron a 41%. El alza llega después del ajuste de tasas de interés que llevó la Badlar de 34% a 37%. ¿El riesgo? Que el crawling peg supere la tasa en pesos, lo que desincentivaría la liquidación de exportadores y estimularía a importadores a anticipar sus compras al exterior.
Hay variables endógenas y exógenas para seguir. Primero, se esperan señales sobre el acuerdo con el FMI. El bajo stock de reservas netas es un limitante, ya que deben hacerse pagos por US$1800 millones antes del vencimiento por US$2800 millones con el Fondo. El exceso de liquidez generado en 2021 se cristalizará en febrero, cuando caiga la demanda de pesos y presione sobre la brecha, retroalimentando el círculo vicioso sobre las reservas. Entre las variables exógenas están la suba de tasas de la FED y el hecho de la sequía.
El autor es Team Leader de Economía de PPI
Ingresá o suscribite
Copyright 2022 SA LA NACION | Todos los derechos reservados
Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.
¿Querés recibir notificaciones de alertas?
Ha ocurrido un error de conexión

source

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir